Viajes

República Checa: explorando las cuevas de Punkvat en Moravia del Sur

Pin
Send
Share
Send


Árboles del Karst de Moravia

A parte de Praga, la República Checa sigue siendo un país bastante desconocido para el turista español. Sin embargo, tiene muchas perlas que merecen una visita.

La región de Moravia del Sur, cercana a las fronteras con Austria y Eslovaquia, tiene algo que ofrecer a todo tipo de viajeros. Pueblos de cuento protegidos por la Unesco, viñedos, bodegas, palacios, castillos y una explosión de colores que componen una belleza natural que atraerá también a los amantes de la naturaleza.

El Karst de Moravia

El mayor atractivo natural de la zona es el Karst de Moravia. Un karst es un tipo de paisaje que ha sido esculpido por la acción del agua sobre la roca caliza. El resultado suele incluir colinas y valles cubiertas por densas arboledas y extensos sistemas de grutas y cuevas subterráneas formadas por corrientes de agua que corren por debajo de la superficie.

El de Moravia, con sus 100 kilómetros cuadrados de superficie, es el más extenso e importante de la República Checa. De sus más de 1100 cuevas hay unas 14 que se pueden visitar y decidimos adentrarnos en las de Punkva.

Salimos de Brno, capital de la región, una bella mañana en la que el sol iluminaba los coloridos edificios del centro histórico. Pusimos rumbo norte y condujimos algo más de media hora por carreteras secundarias hasta llegar a la entrada al parque. Aquí debes dejar el coche y tomar un trenecito turístico que te lleva a la entrada del complejo de las cuevas de Punkva.

Historia de las cuevas de Punkva

El río Punkva ha ido horadando, pacientemente, las cavidades que se encuentran en esta parte del Karst de Moravia. La zona es preciosa. El río es visible en una superficie formada por colinas totalmente tapizadas por grandes árboles para después sumergirse y reaparecer en el mítico abismo de Macocha.

Durante el siglo XIX, las cuevas despertaron el interés de los científicos y se hicieron varias expediciones a su interior, abriéndose algunas grutas en 1909, aunque no se establecería el recorrido actual hasta 1933. Por lo tanto, se llevan visitando así desde hace menos de un siglo, una minucia si pensamos que las cuevas de Punkva existen desde hace millones de años.

La visita a las cuevas de Punkva

Pin
Send
Share
Send